Cervecería Hércules

Comparte
Cervecería Hércules

Entre las cerveceras independientes mexicanas, Compañía Cervecera Hércules –o simplemente Hércules pa los cuates– se ha ganado ese lugar entre la mayoría de nosotros. Y es que ¿cómo no ser fan de una cervecería tan auténtica, audaz y con personal tan capacitado para hacer cervezas tan fregonas?

Por eso, le dimos a Alex, uno de nuestros sommeliers, la tarea de platicar un ratito con Ricardo Hernández, Jefe de producción en la planta de Hércules, quién nos contó un poco de su chamba y cómo han enfrentado los retos que les ha presentado el mercado y sobre todo en estos tiempos.

 

 

¡Hola, Ricardo! ¡Mucho gusto! ¿Cómo estás? Muchas gracias por aceptarme la llamada y regalarme un ratito de tu tiempo. 

¡Hola, Alex! Igual, mucho gusto. N’hombre, es un placer. Gracias a ti por este espacio, y ya listos para responder tus dudas.

¡Súper! Mil gracias. Vámonos desde el principio, ¿te parece? Platícanos, cuál es la filosofía de Hércules.

Sí, claro. Mira, Hércules trabaja y se basa en un núcleo, que está conformado por el amor a la cerveza, las ganas de experimentar y ganar el afecto, fidelidad y gusto de nuestros clientes. 

Para los que aún no saben, ¿podrías contarnos un poquito de Hércules, de dónde viene el nombre, etc?

Mira, Compañía Cervecera Hércules tiene poco más de 10 años, aunque desde hace unos 7 años es que ha estado trabajando ya de manera más “en forma” y con la capacidad que nos distingue. Su nombre es por el lugar en dónde está situado: Sobre la calle Hércules, en el barrio de Hércules, dentro de la vieja Textilera Hércules. De hecho, todavía estuvimos compartiendo espacio con la textilera, pero hasta que ésta tuvo que cerrar, fue cuando nos “adueñamos” de todo el espacio y, además, surgió el Jardín Hércules.

Bueno, yo conozco a Hércules casi desde que iniciaron y recuerdo que una de sus primeras cervezas –que ahora ya mejoraron y remasterizaron- lleva el nombre de Spinning Jenny, justamente por una máquina de la textilera o algo así ¿no?

Sí, exacto. Spinning Jenny es por una máquina que se utilizaba para el ponchado de algodón, y esa máquina tenía grabado en un cinto de hierro el nombre, de ahí salió. También hemos tenido otras cervezas con nombres relacionados al tema de la textilera, el más obvio y representativo, quizá, es Máquina, de nuestra Schwarzbier. Obviamente como un tributo a todas las máquinas que teníamos aquí. 

En la misma línea de los nombres de las cervezas ¿A quién se le ocurren los nombres –y las etiquetas de paso- para cada cerveza?

Mira, eso es un tema completamente del área de Marketing. Ellos son los genios detrás de los nombres, sobre todo porque juegan con las palabras y los estilos para, justamente, atrapar a los clientes y que el mismo nombre te adelante tantito de qué va la cerveza. En la mayoría de los casos.

Hablando de tareas y áreas, ¿podrías platicarnos un poquito de tu puesto y cuáles son tus responsabilidades?

Claro. Yo soy Jefe de Producción, trabajo de la mano con el Headbrewer –Josh Brengle- y nos encargamos, básicamente, de llevar el control de la producción de todas y cada una de las cervezas: decidir en los estilos a elaborar, llevar controles de temperatura, producción de mosto, supervisar en varias áreas dentro de la producción, etc., aunque tampoco puedes limitarte a “solamente tus tareas”, somos un equipo y trabajamos como tal. Hay veces que le entramos al lavado de equipo, al almacenamiento de la materia prima, compras… hasta a barrer y sacar la basura. 

Cool, eso está muy chido. ¿Entonces también “le metes mano” al diseño de recetas y a decidir todo el tema de las colaboraciones?

No, eso ya es más trabajo de Josh, lo de las recetas. De repente estoy ahí con él, pero no para meter mano, más bien para aprender, porque en este negocio siempre es cuestión de estar aprendiendo, aprendiendo y seguir aprendiendo.

Sí, claro, me imagino. Lo bueno es que tienes a alguien que se las sabe y es compartido con su conocimiento. Oye ¿Y ustedes arman como una especie de calendario para saber qué y cuándo producir, o qué días son las colaboraciones (y si estas también están en un plan o como van saliendo)?

Si, generalmente tenemos un plan para la producción, de manera mensual. De repente le cambiamos cosillas o recorremos fechas, pero es poco. Ahorita con la pandemia, pues es difícil llevar ese plan, entonces hay que armar otro plan de acuerdo a los tiempos de la misma pandemia.

¿Cómo les afectó la pandemia, en términos de producción? 

Pues bastante, man. Imagínate, estábamos teniendo una producción aproximada de 25 000 – 30 000 Lt por mes, bajamos a producir un 15-20% de eso, nada más. Como unos 5,000 o 6,000 litros.

¿Todo para distribución?

Para distribución y para Jardín Hércules.

¡Uy! Si fue un fregadazo. Ya nos urge a todos ver el final del túnel. ¿Y qué tanto les afectó en término de personal? 

Pues mira, en la parte de producción, afortunadamente no tuvimos mayores pérdidas, pero el trabajo pues bajó muchísimo, obvio. No caímos en el recorte de personal, permanente, aunque si hemos descansado a algunos elementos. Esto no significa que estén fuera, en cuanto todo se normalice, y esperemos sea pronto, por eso hay que cuidarnos y respetar las medidas sanitarias, vamos a llamar a todos esos compañeros. Tienen su trabajo seguro
con nosotros.

¡Qué chingón! Esperemos que sí pase esto pronto. Por ellos y por todos. Cuéntanos, ¿qué es lo que más te gusta de tu trabajo y ser parte de Hércules? Además de probar excelentes chelas, claro.

Pues sí, es una ventaja. Siempre pruebas buenas chelas hechas por excelentes cerveceros, que aparte son colegas y amigos, pero lo mejor es que de ellos puedes aprender. En este negocio nunca dejas de aprender, eso es lo bonito. Puedes leer muchos libros y tener la teoría al cien, que es muy importante, pero también es importante saber manejar toda esa teoría, ponerla en práctica, resolver problemas, armar proyectos; y todo eso te motiva para seguir mejorando y ser como ellos y crecer juntos. Y, claro, también está el gozo de saber que a la gente le gusta tu trabajo final. 

Retomando un poquito esto de los colegas cerveceros y las colaboraciones. ¿Cómo deciden con quién colaborar y qué cerveza hacer?

Afortunadamente, los cerveceros nos buscan y nos piden colaboraciones. Obvio que nos gustaría hacerlas todas, pero también es cuestión de ponernos de acuerdo y empatar tiempos; y ya dependiendo de esos tiempos, pues vamos armando un calendario. Los estilos, es también algo que se planea, pero eso es más trabajo de Josh y del headbrewer con el que vamos a colaborar. Dependiendo del mercado, su mood o la temporada, es que se deciden y se hacen los estilos. Claro, poniéndoles el toque de cada cervecería. 

Me imagino que todos aportan algo, tanto para la colaboración como para futuros trabajos, ¿no? ¿Qué te llevas o con qué te quedas de cada colaboración?

Sí, como te decía, pues el toque de cada cervecería ¿no?, que se note y que sepa. Me quedo y me llevo siempre, mucho aprendizaje. Disculpa que suene como disco rayado, pero en verdad siempre es importante aprender todo lo que puedas de cada colega cervecero y de cada interacción con ellos. Teoría, intercambiar ideas, que entiendas su forma de trabajar y de ver el panorama, aprender y replicar las técnicas que ellos traen… ufff, son muchas cosas. Y siempre con harto gusto.

Aquí entre nos, ¿Cuál ha sido tu colaboración favorita? Y ¿con quién te gustaría hacer una colaboración en el futuro, a nivel nacional o internacional?

¡Híjole! Me la pones bien complicada. Todas las colaboraciones han sido geniales, hemos quedado muy contentos con lo que se hace siempre. Si tengo que elegir una, creo que me quedo con la colaboración que hicimos con Cyprez. Al cervecero lo conozco bien, somos buenos amigos, y esa lager con arroz que hicimos, estaba buenísima. ¿La probaste?
Si no, te perdiste de una cervezota.

Y ¿con quién me gustaría colaborar? También está difícil la pregunta. Me gustaría volver a trabajar con Aguamala (ahí tenemos pendiente una ‘vuelta’ de la colaboración que hicimos hace un tiempo), también con Insurgente, con Loba… No sé, con quién nos deje y nos lo pida, ahí estaremos. A nivel internacional, pues no tengo a alguien en específico, pero cualquier cervecería de Bélgica que se preste, yo más que fascinado. Quiero seguir aprendiendo acerca de la fermentación espontánea. El mundo de las Wild Ales, está bien padre y complejo.

No, pues ya no me tocó de esa lager. Y no dudo que estuviera buena, ojalá la vuelvan a hacer. Ya entrando en este tema de las cervezas de fermentación espontánea ¿cómo surge la idea de hacer una Wild Ale en Hércules? Y ya vi que tienen preparadas varios lanzamientos más.

¡Ja, ja, ja! Así es, tenemos algunas cervezas ya en maduración y añejamiento, pronto a salir. La más próxima es la colaboración que tuvimos con Cigar City. Ya en uno o dos meses va a estar lista. 

Pues mira, el proyecto de las cervezas salvajes, ya se estaba cocinando desde antes que yo llegara a Hércules, es una idea que traían Luis (el dueño) y Josh, pero por temas de presupuesto y espacio, fue hasta hace poco fue que pudimos hacernos de las barricas y comenzamos a llenarlas y dejar la cerveza en guarda.

Esta, es una de las ventajas que le hemos encontrado a la pandemia, ya que
con el poco trabajo y tránsito cerca de estas barricas, pues las dejamos descansar bien y que se logren chidas. 

¡Ah, súper! ¿Nos puedes dar un adelanto de qué más tienen en las barricas, o es top secret?

No es tanto como top secret, pero tampoco puedo revelar todo, deben ser sorpresa. Solo puedo decirte que entre las que tenemos, hay una cerveza belga añejada en barricas, y una Wee Heavy también en barricas, pero de bourbon.

¡Tsss! ¡Puro punch! Ni modo, tendré que esperar como todos los mortales para ver las sorpresas que nos tienen, je, je, je. Bueno, para mi (y muchos lectores) Hércules es de lo mejor que tenemos actualmente en el país, pero supongo que no todo es perfecto. ¿Cuál crees que sea el punto débil o la falla que podría tener Hércules, desde un punto de vista interno?

Así es, hermano, no todo es perfecto. Ojalá lo fuera, sabemos que tenemos algunos aspectos que mejorar, y ya en varios estamos trabajando. Todo, siempre con la visión de mejorar. Ahorita, uno de nuestros talones de Aquiles es el tema de la distribución. Desafortunadamente, no todos los distribuidores con los que trabajamos, tienen el manejo adecuado que nuestra cerveza necesita. Nuestra idea es garantizar la frescura de cada cerveza desde el momento que sale de la planta, hasta que el cliente la sirve en su vaso, estando en un tap room o en su casa, y pues no todos tienen los cuidados que nosotros deseamos para nuestro producto.

Ya casi terminamos, te lo prometo. Así de rápido, ¿cómo ves la carrera o competencia que hay entre las cervezas artesanales y las industriales?

Es un tema bien complicado, pero te voy a decir una cosa. Creo que ahorita el mercado de las artesanales sigue siendo pequeño a comparación de lo que tienen las industriales, me atrevería a decir que nada más no somos competencia para ellos, aunque el hecho que ya hayamos “robado” un .02% de su mercado, pues ya les ha metido un buen susto. 

Las artesanales tienen, creo, más fuerza en la parte del marketing, con todo este tema de los nombres, las etiquetas, los estilos, y empiezan a ganarse a un público nuevo, que eventualmente se consolidará y seguirán ganando terreno. Obviamente la desventaja, es la competencia desleal por los puntos de venta tan limitados, y todo el tema de los impuestos que nos matan muy cabrón: IVA, IEPS, principalmente.

Las cervezas industriales le están apostando a la calidad y a un sector muy específico, con el que siempre han contado, pero no tienen la versatilidad de estilos que manejan las artesanales. Te puedo decir que estos monstruos, tienen equipo y máquinas que todo cervecero sueña con poder tener o al menos usar y trabajarlo. Y son sistemas automatizados que te controlan todo y dan el mismo resultado siempre, manteniendo estándares de calidad que de repente a los cerveceros artesanales, nos falla. 

Acá de compas, ¿cuál es tu cerveza favorita artesanal (de Hércules o de otra cervecería) y de las industriales? Porque, seamos honestos, todos somos artesanales hasta que se nos atraviesa una ‘industrial’ a la que le tenemos cariño.

¡Ja, ja, ja! Sí, de repente se antojan. Pues mira, de las de Hércules, creo que soy muy fan de las lagers que hacemos, y Super Lupe (que es la más vendida, por cierto), y de las industriales, me quedaría con Carta Blanca y Heineken, pero la que se importa, esa me parece una muy buena cerveza. 

Pues bien, mi estimado Ricardo, ya para finalizar, ¿qué esperas o cuál es la visión de Hércules para el futuro? ¿Y cómo ves el panorama a futuro de la cerveza artesanal en general, en el país?

Mira, en un corto-mediano plazo, imaginando que ya no hay pandemia, creo que nos urge regresar a las competencias y festivales, las colaboraciones y retomar el ritmo de producción que llevábamos, porque son aspectos que a nosotros nos hacen esforzarnos, estudiar, aprender, dar lo mejor y seguir creciendo.

En un mediano-largo plazo, creo que es enfocarnos más en mantener la calidad de nuestro producto, de aplicar todo lo que vayamos aprendiendo, tener un crecimiento orgánico, vaya; y seguir luchando por ser pioneros o referentes de la cerveza artesanal en el país.

A nivel nacional, pues creo que ahí vamos. Veo que los cerveceros están ya siguiendo un poco más su gusto que las modas tan fugaces. Nos hemos puesto a estudiar y muchos estamos apostando por traer de vuelta los estilos clásicos, y es que sin ellos, no seríamos nada. 

¡Espero que sí regresen! Soy bebedor de NEIPAs, pero no me vuelven loco, y ya se extrañan las bitters y lagers bien hechas.

¡Totalmente! Claro, también no hay que dejar de lado todo lo que trae la nueva escuela, pero los clásicos están ahí y siempre deben estar presentes.

Pues muchas gracias, Ricardo, por regalarnos un ratito de tu tiempo, espero no haberte desviado mucho de tus actividades. Espero que pronto podamos conocernos en persona, ya que pase el COVID, y mucho éxito para Hércules, ya son grandes y sabemos que van a seguir ascendiendo. Se lo merecen.

Al contrario, Alex, muchas gracias por el espacio. Claro que las puertas de Hércules están abiertas, para cuando quieran venir, y por su puesto para conocernos y echar una chela, ¿no? ¡Cuídate, que estés bien!

Las catas virtuales emergen

Las catas virtuales emergen

¿Qué diablos es la Cerveza Artesanal?

¿Qué diablos es la Cerveza Artesanal?

Empty content. Please select article to preview