ENVÍOS A TODO MÉXICO – ENVÍOS GRATIS EN PEDIDOS DE $997 O MÁS EN CDMX

Delúpulo

— Octubre 2019 —

No hay duda que en México siempre tenemos una excusa para festejar, y con esa festejancia viene el gusto de tomarnos una buena cerveza. Tenemos miles de motivos para celebrar, buenos y malos, las excusas no faltan; y si es necesario, hasta celebramos con otros países hermanos sus bonitas tradiciones. Tal es el caso del tan ansiado y popular Oktoberfest.

Oktoberfest

Alex Guerra, The Beer Cow

El Oktoberfest es una fiesta tradicional alemana que llegó a México con las colonias alemanas que emigraron al país, y aquí siguieron celebrando esta fiesta llena de color, sabor y nostalgia. Por su puesto, ya los paisanos le hemos ido poniendo poquito de nuestro folklore, pero siempre intentando respetar la esencia y tradición alemana. 


En octubre de 1810, se celebró el matrimonio entre el Príncipe Luis I de Baviera y Teresa de Sajonia. Como parte de la fiesta, hubo una carrera ecuestre en la pradera a la entrada de la ciudad (pradera conocida ahora como Theresienwiese -o Pradera de Teresa-), la cual fascino al rey Maximiliano I José y a los habitantes de (el entonces) Múnich, así que volvieron a repetir la carrera año tras año. La carrera comenzó a llamar la atención de mercaderes y cerveceros locales, así fue como en 1818 se sirvió la primera cerveza, dentro del marco de este festival, y el Oktoberfest empezara a tomar forma como la celebración que hoy se le conoce. 


El protocolo de arranque es muy sencillo, pero muy simbólico. 


Temprano, llegan los Wiesnwirte (o propietarios de las cervecerías) con carretas que traen los barriles de cerveza a servirse, junto con ellos llega el alcalde de Múnich, quien será el encargado de abrir el primer barril de cerveza y comienza a servirle a los primeros asistentes, a partir de ahí, los demás barriles son abiertos en sus respectivos espacios/stands, y la bebedera comienza. Hay, además, preparación de alimentos típicos en donde resaltan los tradicionales y famosos pretzeles y bratwurst, y por último, hay un desfile de trajes tradicionales. Muy colorido, muy alegórico y muy divertida toda la celebración. Obviamente no se limita a esto nada más, durante las dos semanas que dura el evento, hay varios espectáculos musicales que van desde polka hasta bandas en vivo, atracciones de feria y una gran hermandad y camaradería que se refuerza con cada trago y cada grito de ¡Prost! 


Es importante mencionar que la cerveza que se sirve en este festival, es regida por la vieja ley Reinheitsgebot (o ley de la pureza), además debe ser fabricada dentro de los límites de Múnich. El principal estilo de cerveza, elaborado y servido en estas fechas es el Märzen que nace de esta celebración, ya que es una cerveza fresca que se fabricaba desde los meses de marzo-abril y se dejaba en guarda hasta finales de septiembre e inicios de octubre. Es un estilo de cerveza ligero, acaramelado, muy afable en el paladar y que sus notas a pan la hacen una excelente opción armónica con los tradicionales pretzeles servidos en esta fiesta de otoño. Además, contrasta muy bien con la potencia de las wurst y los condimentos para acompañar este tradicional bocado de la gastronomía alemana. 


 Es una experiencia que los amantes de la cerveza deberíamos vivir, al menos una vez en la vida. Cadena de oración para que me manden el próximo año a cubrir mejor el evento. 


 En The Beer Cow celebramos el Oktoberfest con algunas etiquetas que te harán sentir como en el mismísimo festival.



Cervezas del club – mes de Octubre


Consejo Cervecero Oaxaqueño 
Oktoberfest Märzen

La celebración del Oktoberfest llegó, y con ella un estilo de cerveza muy ad hoc. Esta cerveza nos regala aromas a levadura, pan y caramelos ligeros. En boca la nota a pan nos recuerda un poco a los pretzels alemanes. Particularmente esta cerveza tiene un twist interesante, ya que en el regusto se puede aciar una ligera nota especiadas que contrasta con el caramelo característico de este estilo. 

Paracaidista What the helles?

Una cerveza tradicional alemana, que lleva un dry-hopping de lúpulo Tettnanger. De aromas sutiles, florales y una base maltosa; flores blancas, miel, corteza de pan y un ligero amargor. Nuestra tradicional lager se reinventa y llega a tiempo para festejar contigo el Oktoberfest.

Hércules Omega

Cerveza de la familia Ale, pero elaborada bajo condiciones de una Lager, con el propósito de conseguir una cerveza clara, ligera, con aromas a flores blancas, notas a pimienta blanca y pan. Sabores herbales, levadura y frutales (damasco, mandarina). 

To Øl Lemongrass Gose

El aroma tiene notas muy marcadas a té de limón, pero en sabor es menos intenso, es bastante fresca que se complementa con el sabor salino de cualquier gose, aunque al primer trago la sensación mineral esta escondida, es en el retrogusto cuando nos sorprende con todo su ataque. Una cerveza artesanal ideal para un día de sol en la playa.

Tres Casas Märzen

Deliciosa lager ambarina con sabor a malta tostada y un perfil fresco, de cuerpo completo que lograr el balance ejemplar entre sabor, textura y color, gracias al uso de tres maltas: Maris Otter (como base), Múnich (que le da esa sensación ligeramente ahumada) y Caramelo (para textura y color)Para lograr un gran aroma, usaron uno de los llamados lúpulos nobles: Tettnanger (del sur de Alemania), famoso por su aroma floral. Esto contrasta con el amargor herbal del lúpulo Mt. Hood (originario de Oregon) para obtener un mix perfecto entre frescura y astringencia.  

HB Oktoberfest 

Hofbräu hace una cerveza de buen cuerpo, rica y potente que armoniza muy bien con la tradicional cocina bávara. Con su delicioso amargor acaramelado, notas a levadura -recordándonos un poco al pan recién horneado-, y miel, balancean los 6.3% de contenido alcohólico. Esta cerveza es tan especial y sabrosa como el mismísimo Oktoberfest. 

Deja un comentario

Mi carrito