Rodenbach

Las cosas no siempre son lo que parecen. Tomemos a Rodenbach como ejemplo: a pesar de su color obscuro y aromas tan intensos, es una cerveza ligera y refrescante.

Levantemos nuestros vasos a salud de lo inesperado. 

Fundada en 1821, en Roeselare, esta cervecería flamenca ha hecho fama por sus cervezas tan peculiares. Con sus notas ácidas y ligeras, han decidido darle un vuelco al estilo Red Flanders al usar una mezcla de cervezas añejadas en barricas de roble por dos años y cerveza joven. 

Ligeras, frescas, frutales, con personalidad e historia. Excelentes cervezas artesanales belgas.